En la calidad de un café influyen muchos factores: variedad, origen, recogida, el secado y, por supuesto también su tueste. El tueste es el proceso mediante el cual el café pasa de su estado natural (café verde o café crudo) a adquirir ese color marrón al que todos estamos acostumbrados.

Dominar el proceso de tostado permite obtener aromas y sabores muy diferentes, de florales y ligeros a intensos y amargos. El tostado del café es un proceso fascinante lleno de secretos y curiosidades.

1 – Sabías qué…No se puede hacer un café a partir del grano verde. Es a través del proceso de tostado cuando se transforman los componenetes aromáticos y de sabor que configuran esta bebida.

2 – El tiempo de tostado depende mucho de la variedad de café y del grado o nivel de tueste, pero en general dura alrededor de unos 15 minutos. En los primeros minutos, los granos pierden un 20% de su peso pero ganan un 60% de volumen.

3- ¡Cada café tostado es único! En el proceso de tueste inciden factores como la humedad, la temperatura ambiente, el tipo de grano, su maduración y el tratamiento que ha recibido. Por eso, un lote de café tostado nunca es exactamente igual a otro.

A pesar de eso, sí se puede diferenciar el café según su nivel de tueste: ligero, medio e intenso. Según el grado de tostado se extraen unos sabores u otros del grano de café.

4 – Los granos de café ligeramente tostados tienen un color parecido a la canela, mantienen aromas afrutados y conservan mejor los sabores originales del café. El café tostado ligero retiene una mayor cantidad de cafeína, que se destruye con temperaturas más altas. Este método se usa para cafés gourmet y de origen y es el tueste ideal para las cafeteras de filtro manuales.

5 – El café tostado medio tiene más tiempo de tostado, los azúcares naturalmente presentes en el grano de café se empiezan a caramelizar. Por eso, el café tostado medio es más dulce y tiene aromas a frutos secos o caramelo. La cafeína que contiene el café se empieza a desnaturalizar pero aún se conserva en buena parte. El café tostado medio es aromático y de intensidad media, ideal para todo tipo de métodos de extracción.

 

6 – Con el café tostado oscuro, a medida que se sigue tostando, los granos adquieren un color oscuro y sabores mucho más intensos e incluso amargos. El café muy tostado tiene menos cafeína, que se ha destruido en parte con el calor, y un sabor casi ahumado. Con este tueste se extraen más aceites esenciales del café que le dan cuerpo y textura.

7 – Los granos de café tostado deben almacenarse en un ambiente seco y fresco. De esta forma, el café tostado en grano se mantiene durante un par de meses en buenas condiciones. No ocurre lo mismo con el café tostado molido. Al moler el café, se expone mucha más superficie al aire y la humedad, que junto al calor, son los grandes enemigos de la conservación del café.

8 – El café tostado y molido mantiene las propiedades durante unas semanas, por eso es importante cerrar muy bien el paquete o ponerlo en un envase hermético y no exponerlo al calor. Para disfrutar de todos los aromas del café, siempre es mejor que esté recién molido.

9 – El proceso de tostado es fundamental. Incluso aún teniendo el mejor café del mundo o el mejor blend (mezcla), si el proceso de tostado no es el adecuado, se puede estropear.

10 – Se puede tostar café en casa, de hecho, existen diferentes modelos de tostadoras de café domésticas, generalmente eléctricas. Si no se dispone de tostadora, una sartén, el horno o una máquina de palomitas también pueden servir para tal función. Tostar café en casa significa tener acceso a granos de café verde y realizar muchas pruebas para encontrar el punto de tueste idóneo a tu gusto.

El tueste de café es un proceso minucioso llevado a cabo por expertos en café. Los maestros tostadores sacan el mejor sabor y el aroma inconfundible a café tostado. Un aroma delicioso que conecta con el placer de una buena taza de café. ¡Este es el secreto del tostado del café! 

 

¿Te has quedado sin café?