El café es una bebida de la que muchos disfrutamos. A algunos nos gusta más fuerte, a otros más suave. Al final es cuestión de gustos y no existe una forma correcta de beberlo – lo importante es partir de una buena base.

Sin embargo, a veces puede suceder que el café no te quede como esperabas. No siempre es culpa del café, hay otros factores. Te compartimos los 10 errores más cometidos y que quizá tu también estás cometiendo a la hora de preparar café:

1. El agua que usas no es la más adecuada

¡El agua es parte fundamental del café! Asegúrate que sea agua limpia y libre de impurezas, y dentro de lo posible que sea agua filtrado o purificada.  Poniéndonos un poco más técnicos, el café debe hacerse con agua de una dureza de entre 17 y 85 mg por litro.

2. No has hecho un mantenimiento correcto a tu cafetera

Debes mantener tu cafetera limpia y en perfecto estado. Si no lo haces, te arriesgas a que las bacterias infecten tu café y le den un mal sabor, dejando hasta el café de la mejor calidad en muy mal estado.

Recuerda que cada cafetera tiene sus propias características. Asegúrate que limpias la tuya como corresponde.

3. Añades otros productos de baja calidad

Ya que has decidido mejorar tu café y beberlo de calidad, asegúrate que cualquier producto que añadas sea también de calidad, como azúcar, edulcorantes, leche o especias.

4. Tu café no está bien molido

Es posible que tu café no resulte tan rico como esperas o incluso que no sepas aún todo lo bueno que puede salir, todo por un punto de molienda incorrecto.

Cada cafetera requiere un grosor particular para el café molido:

  • Cafetera de cápsulas – Molienda muy fina
  • Cafetera de espresso – Molienda fina
  • Cafetera de filtro, Chemex, Aeropress – Molienda media
  • Prensa Francesa – Molienda gruesa

Asegúrate también que tu molinillo está en buen estado. Si no lo está, es posible que la molienda no salga homogénea y tengas un café molido de forma irregular (fino y grueso mezclado).

5. No estás usando la proporción correcta de agua y café

El café es una infusión, y para que la infusión salga con la consistencia que queremos, la proporción de agua y café debe ser la adecuada.

Hay muchas recetas, y depende de muchos factores: personales y técnicos. Lo más común es utilizar 7 gramos de café por taza.

6. El filtro de tu cafetera está sucio

Cada gota de café pasa por un filtro, si este está sucio, toda esa suciedad pasa a tu taza.

Si utilizas filtro de papel, te recomendamos pre-lavarlo con agua hirviendo (la misma que utilizarás para preparar tu café). Si utilizas filtro de metal o cualquier otro, asegúrate que esté bien limpio.

7. Tu café no está tan fresco como debería

El buen café es un producto natural. Como tal, puede sufrir oxidación o pérdida de propiedades. Para evitarlo, procura no almacenarlo por demasiado tiempo o, si lo haces, asegúrate que esté en su paquete, bien cerrado, en un sitio seco, alejado de olores fuertes y a la sombra.

Recuerda que para disfrutar de un café lo más fresco posible, éste debe haber sido tostado recientemente y, si es posible, que esté recién molido.

8. No tomas tu café recién hecho

Muchos preparan café por la mañana, y lo van consumiendo a lo largo del día. Esto es cómodo y no es del todo malo, pero el café irá perdiendo propiedades y, a la larga, lo notarás en el sabor: la primera taza no te sabrá igual a la última.

9. Bebes tu café demasiado caliente

Como con la comida, es mejor beber el café a temperatura corporal. Si lo tomas muy caliente, difícilmente podrás distinguir todo su abanico de sabores. No tengas prisa y déjalo enfriar hasta unos 37 grados o hasta que te lo puedas beber de forma agradable y pausada.

10. Tu cafetera ya no funciona igual

Otro error que vemos con bastante frecuencia es pensar que las cafeteras son inmortales. Tu cafetera es una máquina, todas las piezas deben estar en perfecto estado para que tu café se prepare con la presión adecuada. Asegúrate que la tuya no sea demasiado vieja, ya que los materiales habrán dado de sí. Revísala a menudo, y ante la duda, cámbiala.

 

¿Te has quedado sin café?