El café, una de las bebidas más consumidas del mundo, despierta tus sentidos y energiza, pero también es un gran aliado de la belleza y la estética facial. Tu relación con el café no tiene que acabar después de terminar tu bebida. Los residuos del café ya preparado, tiene más usos de los que puedas pensar.

La cafeína mantiene el cerebro despierto, ya que es un estimulante. Las mismas propiedades se manifiestan cuando se trata del cuidado facial. Cuando el café se aplica sobre la piel, penetra en su superficie para mejorar la circulación y dejar la apariencia de una piel fresca y joven.  Además le darás otro uso a los restos del café.

Para hacer una mascarilla facial de café en casa necesitas solo dos ingredientes: residuos de café y aceite de coco o de oliva.  

 

¿Cómo hacer tu mascarilla?
  1. En un recipiente mezclar los residuos de café con aceite de coco u oliva.
  2. Cuando esté lista, aplica la mascarilla por el rostro. Evita la zona de ojos y labios.
  3. Masajea la cara suavemente por el rostro y déjala durante 10 – 15 minutos.
  4. Mientras te quitas la mascarilla, masajea la piel suavemente. Actuará como un exfoliante.
¿Por qué hacerte esta mascarilla?
  • Ayuda a reducir las ojeras.
  • Es un exfoliante natural para la piel y ayuda a eliminar impurezas.
  • Actúa como blanqueador de la piel.
  • Contribuye a eliminar el acné.
  • Reduce la resequedad en la piel.

 

Dale Café lleva los mejores granos de café hasta tu casa…

Compra o suscríbete aquí